La música del mundo en una sola frecuencia

Seamos responsables
Billetera Santa Fe

INDEX

Martin Gore, el arquitecto en Depeche Mode, llegó a los 60 años

El compositor y guitarrista británico Martin Lee Gore, el alma y cerebro de Depeche Mode, una de las bandas pioneras de la música electrónica, cumple este 23 de julio 60 años.

Con su estilo único, en el que supo combinar lo sado en los 80 y años más tarde coquetear con el glam, es el compositor principal de la la emblemática banda inglesa que el año pasado cumplió cuatro décadas de trayectoria.

Martin Lee Gore nació el 23 de julio de 1961 en Londres, Reino Unido, aunque su infancia la transitó en Basildon, una ciudad más pequeña donde conoció a Andrew Fletcher y a Vince Clarke, con quienes a finales de los 70 formó la banda Composition of Sound.

En 1980 conocieron a David Gahan, quien se transformó al poco tiempo en el vocalista de la agrupación y en uno de los “frontman” más importantes hasta la actualidad. Fue él, en ese momento, el que sugirió el cambio de nombre a Depeche Mode y que reemplazaran los instrumentos tradicionales por sintetizadores.

Depeche Mode, que es considerada para muchos la pionera del rock electrónico, comenzaba a irrumpir dentro de la escena del synth-pop británico a partir de “Speak & Spell” y sellaba una alianza inquebrantable con Mute Records y su fundador Daniel Miller, pero un año después, en noviembre de 1981, Clarke anunciaría oficialmente su salida del grupo.

Con la incorporación de Alan Wilder, quien estuvo en la agrupación hasta 1995, Gore se iba a transformar en el principal compositor de la banda y comenzaría a construir una impronta que mantiene hasta hoy junto a sus compañeros Gahan y Fletcher.

Para ese entonces, el músico -quien ya componía desde los 14 años y había liderado durante su adolescencia el grupo Norman and The Worms- recurriría a algunas canciones de su repertorio personal para darle forma a “A Broken Frame” (1982), un disco que marcaría un tiempo de transición y experimentación para Depeche Mode, con canciones como “Leave in Silence”, que sentaría las bases en la búsqueda de una estética musical cada vez más oscura.